Bubu Romo, Politiquerías

Hacerla de pedo es gratis.

Desde hace unos meses que me he estado reuniendo con amigos y personas cercanas para empezar a desarrollar un plan para ser Candidato Independiente a Presidente Municipal de Querétaro… invariablemente, después de un “Jajajaja ¿Es neta wey?” viene un “¿Por qué?” y ese por qué, generalmente sale de esta idea de que a uno le va bien en su negocio, está haciendo lo que quiere y no se le ve mucho sentido a ensuciarse metiéndose a esa podredumbre que es la política.

Vivimos en una época en la que todos nos volvimos expertos en quejarnos, hacerla de pedo es gratis y aprovechamos y exprimimos esa posibilidad al máximo, como si nos fueran a cobrar pronto por hacerlo, pero como tomar acciones y hacer algo al respecto no es gratis, entonces nos quedamos en la primera parte.  Yo decidí que ya me cansé de no hacer nada respecto a mis quejas ( que son un chingo )

He tenido la oportunidad de vivir en otras ciudades, en otros países, he viajado y conocido a mucha gente, caminado muchas calles ( todavía no las suficientes ) y cada vez que salgo de viaje sigo pensando que vivo en la ciudad más chingona del mundo y me llena de emoción regresar después del viaje.   Ya estando aquí de vuelta, me sorprendo por todas las posibilidades que tenemos a nuestro alrededor y todo el potencial ahogado que tiene Querétaro, ahogado por la conveniencia de unos cuantos.

¿Cuál dirías tú que es el principal problema de Querétaro? – de verdad me gustaría leerlos –

Después de mucho analizar y rondar por las broncas del emprendimiento, el estado de las calles, el transporte público, árboles talados, retraso en leyes de carácter social que busquen equidad de género y bienestar social, inseguridad… etc. me di cuenta de algo, una realidad que me pegó en la carota:

“Todos los problemas de la Ciudad, son un negocio para alguien”

Es horrible, pero piénsenlo, no hay ningún problema del municipio que no sea un negocio o el resultado de un negocio para alguien.  La forma en que se toman las decisiones para resolver los errores, está basada en una cadena de favores tóxicos ( muy usada esa palabreja ) y esos favores se adquieren desde que un candidato se afilia a un partido, le debes el favor hasta al que te dejó el lugar en la fila de la comida de graduación del sobrino del candidato que te ayudó a llegar a donde estás…  mientras esa cadena no se rompa, seguiremos pagando el negocio de todos los favores que recibió alguien para llegar ahí.

Por eso urge que nos desmarquemos de los partidos y de los exhorbitantes presupuestos de campaña que se inflan con las empresas que pasan su cooperación para la campaña, porque me ha tocado ver a colegas emprendedores pasar sus $10,000 – $15,000 pesitos para apoyar a tal o cual candidato que es el que va a llegar y nos va a resolver la vida ahí ya van unos cuantos favores que se cobran… siempre se cobran.

Así que recurriendo a lo que dijo en su momento una de nuestras libertadoras más reconocidas ( no, no es la Corregidora ) D. Targaryen: “no podemos detener la rueda… hay que romper la rueda”